Julián Esteban de apenas 13 años fue atropellado por un tractocamión al norte de Bogotá, Colombia. Esto ocurrió cuando entrenaba junto a su tío, Guillermo Caicedo el pasado 18 de julio.

Un mulero—como se le conoce a los traileros— fue quien le arrebató la vida al pequeño. De acuerdo a su tío el menor estaba entrenando con él en el departamento de Cundinamarca.

PEGASUS: CUANDO EL SPYWARE FUE SEÑALADO POR CAUSAR EL DIVORCIO DE JEFF BEZOS

“El conductor era una persona intolerante. Acosándonos con las cornetas, se nos arrimó demasiado, de tal forma que el niño se puso más nervioso que yo. Perdió el equilibrio y se cayó entre las ruedas de la mula, muriendo instantáneamente”, comentó Caicedo en entrevista a El Tiempo.

Luego de este hecho el conductor fue detenido por homicidio culposo pero fue dejado en libertad mientras se sigue la investigación.

En 2019 el rostro de Julián Esteban Gómez se volvió una de las imágenes más entrañables debido a que lloró de la emoción al ver a uno de su ídolos ganar la Tour de France, el colombiano Egan Bernal.

Egan era la inspiración de Julián, ya que luego de que este se convirtió en campeón de la competencia ciclista mencionó que quería ser como él.

VIDEO. ¿AGUANTARÁ UN CLAVADO? ROMMEL PACHECO SE UNE A AL RETO VIRAL DE LAS CAMAS ANTI-SEXO DE TOKIO

“Fue una emoción muy grande verlo. Es que Egan es nuestro ídolo. Fue una emoción verlo, porque yo también monto bicicleta y quiero ser como él”, declaró en aquel entonces ante los medios de comunicación.

En Zipaquira, pueblo de Egan Bernal se pintó un mural en el que se muestra el triunfo del colombiano. La obra fue pintada por los artistas Emerson Cáceres y Luis Carlos Cifuentes. Luego del accidente fue agregada la imagen de Julián Esteban llorando de alegría.

La noticia llegó al propio Egan y le rindió un homenaje mediante su cuenta de Twitter con el mensaje “Rueda muy alto Julián” y catalogándolo como el orgullo de su patria.

Con información de BBC Mundo y El Tiempo.

LDAV

Ver nota original