El Papa Francisco mostró este domingo su deseo de que los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, inaugurados el viernes, sean una señal de esperanza y “hermandad universal” en esta pandemia de Covid-19 que asola el mundo.

“En este periodo de pandemia, que los Juegos Olímpicos sean una señal de esperanza, una señal de hermandad universal y de un sano espíritu competitivo”, dijo el Pontífice al término del rezo del Ángelus.

Paola Espionosa lamenta no haber competido hoy en Tokio, por la medalla

“Que Dios bendiga a los organizadores, a los atletas y a todos aquellos que están colaborando en esta gran celebración del deporte”, afirmó al público reunido en la Plaza de San Pedro.

El golfista DeChambeau, primera estrella que se pierde los Juegos por covid-19

Los Juegos Olímpicos quedaron oficialmente abiertos el viernes durante una ceremonia con sólo unos centenarios de dignatarios como público, tras ser pospuestos un año por la pandemia de Covid-19.

LV

 

Ver nota original