Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de 24 HORAS.

El naufragio de Genoveva Huerta

Mucho más allá de las figuras, apellidos y liderazgos que han ido abandonando la campaña de Genoveva Huerta Villegas, presidenta con licencia para competir por la misma posición por tres años más al frente del Partido Acción Nacional, están los números.

Hace una semana que la columna Parabólica documentó el éxodo político que viven quienes fueron fieles al fallecido Rafael Moreno Valle, el exgobernador que construyó su propio grupo político.

En menos de tres años, antes de este 24 de diciembre que se conmemora el fatal accidente que cobró la vida de su esposa Martha Erika Alonso y de tres personas más, ese conjunto de personajes se desintegró, dividió o se extinguió.

En la interna panista, que vive sus últimas horas, Huerta Villegas, que llegó a la dirigencia y diputación federal con la venia de Eukid Castañón, deberá tener muchos más apremios que ver la fotografía de Jesús Morales Rodríguez al lado de su rival político, el edil de la capital, Eduardo Rivera Pérez.

Los datos duros en una elección como la que vive el PAN, rumbo al próximo domingo, están en el padrón de militantes. Un listado que los diferentes jefes de ese partido han manoseado a placer y por conveniencia política.

En 2014, el autor de la columna publicó en el sitio SinEmbargo.mx (https://www.sinembargo.mx/14-08-2015/1450444) la maquinaria electoral que el exgobernador fallecido había diseñado para abultar el padrón en favor de Ricardo Anaya, hoy evadido de la justicia mexicana y refugiado en Estados Unidos.

De esa compleja estrategia de manipulación panista de hace siete años, a la jornada que se vivirá este domingo 14, hay menos kilos de credenciales fake y el padrón de los municipios del área conurbada, sin la influencia de quien representa la opción oficialista: Genoveva Huerta.

En municipios que han sido considerados como bastiones panistas, como San Andrés Cholula, la capital y otros como Huejotzingo, no hubo un solo día que quien ahora pide el voto de la militancia no los haya zarandeado.

En la lucha panista interna para elegir candidatos a presidentes municipales, fue la propia aspirante a la reelección en negarles identidad militante a quienes llegaron a las puertas del Comité Estatal para pedir que en San Andrés hubiera proceso electivo con voto efectivo en lugar de la imposición que llevó a cabo la dirigencia estatal y que luego fracasó.

Esos “panistas fake”, como los llamaron en las oficinas de Bugambilias, en la capital, no sólo consiguieron reponer el proceso, sino que están ahí a la espera de votar por la opción que consideran más viable en la persona de Augusta Valentina Díaz de Rivera.

En Puebla capital, la prospección de este miércoles al domingo es que la mujer que se muestra sin decoro junto a impresentables, como Inés Saturnino López Ponce, exedil afamado en el país por su notoria misoginia, podría obtener menos de 600 votos de los 4 mil 500 militantes que el PAN tiene registrados en el padrón.

Las fotos de personajes como Jesús Morales Rodríguez en la trinchera contraria no son sino el asomo de un naufragio político que sus múltiples oponentes ya festinan.

 

@FerMaldonadoMX

Parabolica.mx escribe Fernando Maldonado 

NOTAS RELACIONADAS