La disputada por el control del reclusorio con miras a desestabilizar el penal de San Miguel fue la causa por la que se introdujo el cuerpo del bebé Tadeo a dicho Centro de Reinserción Social.

En su conferencia de prensa matutina, el gobernador del estado, Miguel Barbosa, señaló que estos acontecimientos tenían como objetivo abonar a la inestabilidad del penal. Hasta el momento no hay indicios de que dé el hecho estuviera relacionado con posibles acciones de santería o con la introducción de droga al penal.

En este sentido reconoció el trabajo de la Fiscalía General del Estado de Puebla en torno a estos hechos pues señaló que el actuar de la instancia que dirige, Gilberto Higuera Bernal, pone a Puebla como una entidad en la que se aplica la ley.

“Quiero reconocer el trabajo responsable de la Fiscalía y la conducción de esta carpeta por ministerios públicos, peritos y policías ministeriales. El complemento de las investigaciones ya fueron dispuestas ante un juez”.

Mencionó que las investigaciones continúan en este momento pero es de resaltar que ya están detenidas las personas mediante las cuáles se introdujo al bebé Tadeo al penal de San Miguel. “Esos malvados que se entrevieron a un hecho tan diabólico ya están sujetos a proceso”.

Apunta FGE a 5 personas por el caso del bebe Tadeo

Barbosa Huerta reiteró que el reciente traslado de algunos reos de San Miguel qaotros penales también está relacionado con que algunas Personas Privadas de su Libertad (PPL) querían imponer condiciones al interior del reclusorio.

“Se tienen que poner en marcha acciones respecto al mejor funcionamiento del penal. Resaltó que para ello debe haber tecnología la cual sirvió ahora para resolver los hechos. Se van a reemplazar a los custodios. No a todos pero si a quienes no se tenga la garantía que se desempeñan con legalidad”.

Además dijo que habrá inversión en la infraestructura y mejora general en las condiciones del mismo.

Mencionó que en la entidad no hay denuncias sobre la venta de cuerpos exhumados como recientemente se difundió que ocurre en la Ciudad de México. “No hay mercado diabólico de restos humanos en los panteones del estado”.