Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de 24 HORAS.

¿Será?

Comenzó 2024

Quienes entienden la tarea pública como un ejercicio continuo de exposición permanente han visto en cada uno de los posibles competidores ese método descrito en manuales y tratados sobre comunicación política.

Ahí está el presidente municipal de la capital, Eduardo Rivera Pérez, que no ha dejado de aparecer ante el respetable, medios y redes como un actor de la vida púbica en constante movimiento.

El viernes estuvo en el Estadio Cuauhtémoc para apoyar al equipo de casa, que sacó la victoria frente al Monterrey, y que festejó con su esposa, Liliana Ortiz.

Este domingo se dejó retratar con una familia en la zona de Bosques de San Sebastián, en la capital.

Rivera Pérez lo sabe, sobre todo porque en evaluaciones de desempeño entre alcaldes de México se ubica con un índice de aprobación de 65.8 por ciento.

Lo dicho: el 2024 ya comenzó.

¿Será?

 

El otro Eduardo…

Alcántara, Eduardo, el coordinador de los diputados del Partido Acción Nacional en el Congreso local, se fue la zona de Amalucan para estar en el estudio de “El Calavera”, un tatuador profesional.

Alcántara se fue a hacer un tatuaje a ese estudio del que, dijo, sería el primero… Hay quien dice que el legislador estuvo a punto de estamparse en la epidermis un solo número: 2024.

¿Será?

 

Queremos pastel

La mandataria de Tlaxcala, Lorena Cuéllar Cisneros, anduvo muy felicitada con motivo de su cumpleaños este domingo.

No sólo por la gente representativa de su estado natal, sino por el gabinete federal y por gobernadoras y gobernadores de otros estados.

Una pregunta para fastidiar: ¿eso también lo va a censurar el INE con motivo de la celebración de la consulta popular para la revocación de mandato del presidente Andrés Manuel López Obrador? En una de esas, ¡sí!

¿Será?

 

Labor solidaria

Un especialista poblano que ha ganado notoriedad y reconocimiento en esta época de pandemia, desde la Universidad de Galveston en Texas, Estados Unidos, Alfredo Torres, solicitó el apoyo hacia una química, de nombre Blanca Estela Castelán, a quien llamaron a la Fiscalía General del Estado porque supuestamente “lastimó” a una paciente en una toma de muestra sanguínea.

Como si la doctora Castelán se hubiera levantado esa mañana con la idea de herir a la supuesta víctima.

¿Será?

 

NOTAS RELACIONADAS