La secretaria de Medio Ambiente, Myriam Arabián deslindó al Rastro Municipal de Puebla de arrojar desechos de animales al río Atoyac, por lo que los responsables son al menos 50 industrias, negocios y mataderos clandestinos cercanos al lugar.

Derivado de lo anterior, clausuraron un local que arrojaba descargas de sangre y vísceras al cuerpo de agua, además de que no contaba con la documentación en regla para operar.

Además, la secretaria precisó que se canceló el colector de la zona que está conectado a por lo menos 50 negocios, mismos que tendrán que regularizarse para poder funcionar como antes.

“Aunque se clausuró uno de ellos, se cerró el colector que estaba conectado a por lo menos 50 negocios del lugar. No pueden retomar su funcionamiento si no regularizan su situación, porque no tienen permisos de descargas, no lo vamos a permitir en esta administración”.

Conjuntamente con Soapap, Agua de Puebla y Normatividad, se tomaron muestras de los residuos encontrados en los colectores, por lo que se procedió a clausurar uno de los rastros clandestinos identificados en la zona.

Mientras tanto, el director de Normatividad y Regulación Comercial, Enrique Guevara detalló que fue clausurado por no contar con sus 4 documentos en regla.

En este sentido, precisó que durante la inspección, no se presentó su alineamiento y número oficial, licencia de funcionamiento, protección civil y bomberos.

Asimismo, indicó que no operaba en condiciones saludables y no contaba con un esquema de refrigeración adecuado.