Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de 24 HORAS.

Roman Abramovich y su legado en el Chelsea

Corría el año 2003 cuando en el mundo del futbol se empezó a escuchar el nombre de Roman Abramovich, un multimillonario ruso que buscaba entrar en el mundo del futbol, y su objetivo número uno, con permiso de la Premier League, era comprar al Chelsea.

El entonces dueño de los “Blues”, Ken Bates, ya había hecho pública su decisión de vender al club y Abramovich, aconsejado por Vladimir Putin, adquirió al equipo por 140 millones de libras.

La historia de Bates en el Chelsea no fue del todo mala, aunque nunca pudo competir por una Premier League, sí dejó al equipo con una buena base y con prestigio europeo después de ganar la Recopa del 98 al Stuttgart https://www.youtube.com/watch?v=-MIVjBgfFTo y la Supercopa de Europa ese mismo año al Real Madrid https://www.youtube.com/watch?v=Qx6DQp2uthY.

El primer técnico que contrató Abramovich fue José Mourinho, quien acababa de ganar la Champions League con el Porto, después de Mou llegaron los fichajes, Drogba, Crespo, Makelele, Cech, en fin, una constelación de estrellas, se dice que en estos veinte años Abramovich invirtió más de 2 mil millones de dólares en jugadores.

Los primeros títulos no tardaron en llegar, el Chelsea conquistó las Ligas de 2005 https://www.youtube.com/watch?v=AwZPnGOISdw y de 2006, pero el objetivo número uno, la Champions, se resistía. El ruso fue el primer dueño que se empezó a gastar su propio dinero para reforzar al equipo, en esos primeros años la inversión era mayor a los 300 millones de dólares, algo que no se veía en el futbol de ese tiempo.

En 2007 Mou dejó el club, llegaron entrenadores como Avram Grant, Scolari o Hiddink, siempre rodeados de los mejores jugadores. En total Abramovich utilizó a trece entrenadores en su gestión. En 2009 llegaron sus primeras desavenencias con la FIFA y el Chelsea fue castigado con dos periodos sin poder fichar, caso que no tuvo sanción final ya que apelaron y ganaron.

En 2010 llegó la tercera Premier para Abramovich de la mano del entrenador italiano Ancelotti, ese año fue histórico para los “Blues” ya que por primera vez en su historia ganaron el doblete, Liga y Copa FA https://www.youtube.com/watch?v=SopsSuh4T8c.

Un año más tarde, ya con André Villas-Boas en la dirección técnica, el Chelsea se hizo con los servicios de Fernando Torres y David Luiz, pero las cosas no funcionaron y Villas-Boas dejó su puesto, el sustituto fue Roberto Di Matteo, y contra todo pronóstico y sin que nadie se lo esperara, el Chelsea se coronó campeón de la Champions League derrotando en la final al Bayern Munich https://www.youtube.com/watch?v=aRH9t0YSR0w.

El cuarto título de la Premier llegó con el regreso de Mou en 2013 y tres años después, en 2016, llegaría el quinto de la mano de Antonio Conte. A nivel internacional también se seguía ganado, después de Conte llegó Maurizio Sarri y con él un nuevo título de la Europa League https://www.youtube.com/watch?v=NMmDEO8hwPo.

Esta fase dorada del Chelsea terminó con un nuevo título de Champions en 2021, esta vez derrotando al Manchester City en la final uno por cero https://www.youtube.com/watch?v=oy5AeSDL6p4&t=1s y conquistado el único título que les faltaba, el Mundial de Clubes https://www.youtube.com/watch?v=-Vag1cz6Dok&t=58s, todo bajo la dirección técnica de Tomas Tuchel, técnico alemán que llegó a sustituir a Frank Lampard, curiosamente el único técnico inglés en la era Abramovich.

El magnate ruso llegó para ganar y lo hizo, sumó 21 títulos entre 2003 y 2022, siendo los más importantes las cinco Ligas y las dos Champions League. Terminó una gran etapa ganadora para el Chelsea, la guerra entre Rusia y Ucrania tuvo mucho que ver en esta decisión ya que en Inglaterra es bien sabida la relación que tiene el ex dueño del Chelsea con el presidente ruso Vladimir Putin y el mismo gobierno británico instó a Roman a vender al club.

Ahora el Chelsea cambia de manos, la venta se cerró en más de 4,700 millones de dólares a un grupo de empresario liderado por Todd Boehly, copropietario de los Dodgers de Los Ángeles de las Grandes Ligas de Beisbol.

Ese dinero no será para Abramovich, alrededor de 2,000 millones irán a una cuenta congelada y el dinero, de manera íntegra, será para causas benéficas, los otros 2,000 millones serán para arreglar el estadio, para invertir en el equipo femenil y para la fundación Chelsea.

De esta manera, el Manchester United, el Arsenal, el Liverpool y ahora el Chelsea, ya son de propietarios estadounidenses, el futbol es un negocio en todo el mundo, pero vamos a ver si los nuevos dueños llegan a sentir el amor y el entusiasmo que sintió Abramovich por su querido Chelsea.

@FishBalleste

NOTAS RELACIONADAS