Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de 24 HORAS.

Sally, la juwarnda de Bentinck

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on print

París, Francia.- En la Fundación Cartier, en la ciudad de París, actualmente se expone el trabajo de Sally Gabori, una australiana de las más grandes artistas contemporáneas.

No tendría nada de excepcional su obra si no fuera porque empezó a pintar a sus 80 años, en 2005. Idílica su vida, al igual que Bentinck, la isla que la vio nacer en el corazón del golfo Carpentaire, en Australia, Mirdidingkingathi (su nombre ancestral) la plasmó en más de 2,000 cuadros durante su periodo creativo que duró 9 años.

“Voici ma terre, ma mer, celle que je suis”.

Gabori, una vida entre el mar, el cielo, la tierra y el exilio.

Un ciclón y un tsunami la obligaron, junto con su familia y los pocos habitantes de la isla, a abandonar esa tierra que le forjó esa identidad y que, más tarde, reveló el talento en la Isla de Mornington.

Una vez, desterrada, Mirdidingkingathi hizo del juwarnda (delfín) su tótem, y de los lienzos y colores su refugio al no poder seguir hablando su lengua materna, borrando así todo vínculo con su cultura y sus tradiciones.

¿Sus colores preferidos? El azul y el negro están muy presentes: “es ver plasmado el duelo de quien añora su tierra, pero ama la vida que tiene”. Paisajes, bancos de tierra salada, crestas rocosas, ríos, manglares, estuarios, islas, arrecifes, son algunas espacialidades que Sally plasmaba luminosamente en sus telas.

En su arte también evoca un fenómeno climático fuera de lo común: the Morning Glories. En su infancia, Sally presenciaba esas nubes en forma cilíndrica tan representativas de Australia.

Tal vez ella imaginaba nadar como el juwarnda y adentrarse en las profundidades del mar, que desde niña conoció y vivió de las bondades que su isla le ofrecía.

Unos años antes de su partida, Gabori colaboró con otras mujeres en su nuevo hogar, cuya visión holística y polisémica en sus cuadros refleja el arraigo profundo de estas mujeres, a sus ancestros, a su tierra, a su esencia.

Al final de su vida, además de ganar el Gold Award for Contemporary Painting Rochkampton Art Gallery y el TogArt Contemporary Art Award, expuso su trabajo en ciudades europeas, como Venecia o Londres.

Mirdidingkingathi Juwarnda, como le llamaban, terminó su exilio en 2015, el día que su alma regresó a Bentinck.

 

Cartas desde París

Rosa María Lechuga

@laituecita

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on print

NOTAS RELACIONADAS