Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de 24 HORAS.

Mafioso vocero

Tres momentos de enorme exposición mediática nacional tuvo en los últimos años Arturo Rueda Sánchez de la Vega, director editorial de Diario Cambio, socio de Ignacio Mier Velazco, coordinador de la bancada de Morena en San Lázaro.

Uno de esos instantes estelares de la actividad que desempeñó como vocero oficioso de las peores causas sucedió cuando de manera dolosa, divulgó con deliberada parcialidad, la escena en video de un militar que activa su arma para terminar con la vida de un civil en el triángulo rojo.

En un cruento operativo para detener a Antonio Valente Martínez Fuentes, Ejército y Marina desplegaron hombres en ese poblado que cobró la vida de diez personas, cuatro elementos federales y seis civiles integrantes del grupo delictivo.

La escena fue capturada por las cámaras de seguridad de un domicilio en el que habitaba El Toñín, un contumaz líder delincuencial del que ahora sabemos, tuvo el manto protector de un panista impresentable como Inés Saturnino López Ponce, acusado por la Fiscalía General del Estado de proveer de facilidades para evadirse de la orden de aprehensión que sería cumplimentada en 2021.

Los operadores de este prófugo de la justicia distribuyeron la noche de aquel 10 de mayo de 2017, un número notable de USB a medios de comunicación en Puebla, para pasar de la batalla armada, a la guerra mediática.

El principal responsable de haber concedido espacio de privilegio a esa estrategia mediática para sembrar entre la percepción general que el Ejército mataba civiles, fue Arturo Rueda.

La prensa nacional tomó las imágenes del sitio que dirige Rueda, en las que más que interés periodístico, privó un interés espurio.

Fue uno de los momentos de mayor exposición para el socio de Ignacio Mier y, ahora se confirma, oficioso vocero de las causas de un líder huachicolero en detrimento del Ejército mexicano.

La onda expansiva de las imágenes divulgadas por el diario propiedad de Mier y Rueda obligaron a que el gobernador en turno, Antonio Gali Fayad debiera hacer piruetas frente al enojo del secretario de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos por la crisis que esa corporación debió enfrentar.

El Toñín, Rueda e Inés Saturnino parecen haber formado una alianza mafiosa de la ese sólo sus integrantes sabrán acuerdos y rentabilidad con una salvedad: los dos últimos ya enfrentan procesos por diversas imputaciones.

En mayo de 2015 el vocero de El Toñín y de Ignacio Mier fue exhibido en un video en el que pide 10 millones de pesos al ahora diputado priista Jorge Estefan Chidiac a cambio de no publicar un audio que, según los términos, afectaría sus aspiraciones como abanderado.

En mayo también, pero de este 2022, el vocero de criminarles y extorsionador, publicó en el periódico en el que aún aparece como director editorial, “Les urge que Barbosa me encarcele”, un alegato mañoso para sacudirse toda conducta criminal y llamarse víctima de una conjunta del poder.

Esa fue la otra coyuntura en la que el personaje Nigromante volvió a ocupar espacios en medios nacionales. Habrá qué esperar pacientes el momento en que esa conducta mafiosa arrastre a quienes tuvieron tratos, componendas y sociedad. Tic tac.

NOTAS RELACIONADAS