Fueron 90 minutos de tensión, de gritos y gritos ahogados de gol, de cientos de poblanos que vivieron en el Zócalo de la ciudad la despedida de México del Mundial de Catar 2022.

Contrario a lo que fueron los otros encuentros en donde dominó la zozobra y hasta el enojo, en este partido por fin los habitantes de la ciudad pudieron gritar un par de goles, aunque, en suma, resultaron insuficientes.

El gol de Henry Martín despertó el corazón de los poblanos, y el de Luis Chávez hizo imaginar que había posibilidades.

Playeras verdes y banderas tricolores llenaron las filas de sillas que las autoridades municipales dispusieron para el tercer partido del Grupo C.

¡Ya mérito! México gana Arabia Saudita pero queda eliminado de Qatar 2022

Desde el minuto 52 en adelante, todo fue desesperación, el tiempo pasaba muy rápido y los más jóvenes se ocultaban entre la ropa de los mayores.

En la primera fila, una playera de la franja, una más del fantasma de Carson, dos más de las nuevas y un pequeño con una playera verde, fueron retratados por las cámaras mordiéndose las uñas, aplaudiendo, tapándose la boca, todos gestos de hastío.

Al cerrar el partido, retumbaba entre las lajas del Zócalo aquella añeja frase de “jugamos como nunca, y perdimos como siempre”.

Mier y Lozano echaron la sal a la Selección Mexicana

“Mi contrato venció”: Tata Martino confirma su salida de la selección mexicana