Las opiniones expresadas por los columnistas son independientes y no reflejan necesariamente el punto de vista de 24 HORAS.

2023: nuestra caja de Pandora

Este miércoles será declarado formalmente el inicio del proceso electoral en el Estado de México y en Coahuila, los dos últimos reductos gobernados por el Partido Revolucionario Institucional; en el primero, con el grupo Atlacomulco; y el segundo, con los Moreira Valdez, instalados como la figura caciquil en aquella entidad.

Así comienza este 2023, con un escenario cargado de enorme significado para el futuro inmediato del país, pues el resultado de ambas jornadas deberán conocerse en el verano de este año.

En territorio mexiquense, Morena competirá con Delfina Gómez contra Alejandra del Moral, la primera consentida del presidente Andrés Manuel López Obrador; y la segunda, del gobernador Alfredo del Mazo.

En la tierra de los Moreira -Humberto, aliado de Elba Esther Gordillo y Rubén, de Alejandro Moreno-, van con Manuel Jiménez, expresidente municipal de Saltillo por el PRI, que competirá contra un pintoresco morenista, Armando Guadiana.

En juego están el padrón electoral más grande del país, con más de 12.4 millones de electores, en Edomex, pero también los simbolismos políticos en ambas entidades.

Ninguno de quienes se presenten a la competencia en este 2023, por la coalición de Morena-PT-Verde o del PAN-PRI-PRD, podrían ser depositarios de la confianza de la gente a grado de dejar en sus manos la llave de casa, pero es lo que hay.

Hace tiempo que la política se degradó al grado de colocar en el poder a militantes o adherentes, como Cuauhtémoc Blanco, en Morelos; o Cuitláhuac García, en Veracruz, ejemplos indiscutibles de inoperancia administrativa, torpeza e inopia política.

En la antesala de 2024, la aduana de 2023 resulta un ensayo inevitable, pues en aquel periodo estará en juego la presidencia y gubernaturas de entidades como Puebla y Veracruz, con el peso y significado que ambos estados tienen en el contexto nacional.

Del derrotero que partidos políticos y coaliciones decidan emprender una vez comenzado formalmente el proceso electoral, en esos dos estados del país, deberán estar atentos los equiperos de quienes han levantado la mano para competir en 2024.

En el territorio poblano, la competencia parece cerrarse a tres o cuatro perfiles, en el que el Movimiento de Regeneración Nacional parece llevar mano en la competencia.

De acuerdo con el Buró de Estrategias y Análisis del Poder S.C., el partido en el poder mantiene una holgada ventaja sobre sus competidores con un 47 por ciento sobre 25.8 del PAN, si la justa se desarrolla con sus respectivos aliados políticos.

La medición, levantada en la primera quincena del mes de noviembre del año pasado, también coloca al partido oficial con una cómoda ventaja de 32.6 puntos sobre 11.6 por ciento sobre el PAN, si cada uno de los partidos políticos decidecompetir sin sus respectivos aliados.

En este contexto, cabe admitir que ni PRI, PRD, Verde o Movimiento Ciudadano tienen en lo individual opción alguna de convertirse en oferta política frente al electorado.

No habrá espacio para la vacilación en el próximo periodo bianual. La batalla por el poder en Edomex y Coahuila serála Caja de Pandora de nuestro tiempo.

 

Parabólica.mx

Fernando Maldonado

 

 

NOTAS RELACIONADAS