rosa marquez

¿Será?

Vueltas que da la vida Nada tiene tanto sabor amargo como tener que tragarse sus propias palabras. Esa máxima la recordó el principal (y tal