Alrededor de 50 pacientes que están en tratamiento por trasplante de riñón se manifestaron en el Zócalo porque desde hace octubre del año pasado el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) no les ha entregado cuatro medicamentos contemplados para su proceso médico.

La representante de la Asociación Civil de Enfermos Renales y Trasplantados Puebla, Beatriz Adriana Rodríguez Bernal, denunció que al menos mil 700 afiliados al seguro social han sufrido ante el desabasto de medicamentos en la institución.

Los medicamentos que no les han sido proporcionados tienen un costo que oscila entre los 5 mil y 6 mil 500 pesos.

Éstos son Tacrolimus —un inmunosupresor usado principalmente después de trasplantes—, Ciclosporina —otro fármaco inmunosupresor usado para evitar el rechazo de órganos trasplantados—, Ácido Micofenólico —que se combina con los dos medicamentos mencionados— y Sirolimus —que inhibe el crecimiento de hongos—.

Rodríguez Bernal explicó que el problema de desabasto de medicamentos data desde abril del año pasado, mes en el que presentaron 4 mil firmas al presidente Andrés Manuel López Obrador para que regularizara la entrega de éstos, además de que recabaron 40 mil firmas en la plataforma Change.org.

“También llevamos nuestros recursos ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos y, aunque medio se solucionó, en octubre volvimos a caer en lo mismo”, denunció.