Rick Freeman, quien se define como “Independent Journalism”, aseguró que el ex panista y ex priista Javier Lozano Alarcón ha sido uno de los personajes más mencionados en la trama de nexos con el narco que involucra a Salvador Cienfuegos Zepeda y a Genaro García Luna.

En su cuenta @RICKFREEMAN1960, señaló que “La Chiva Loca” sería “reconocido por diversas figuras políticas como poco confiable, mentiroso, ambicioso traicionero, irreverente y un largo etcétera de adjetivos.

La pieza señala que Lozano Alarcón sería un político de poca reputación, poco confiable y quien al paso de los sexenios ” siguió sirviendo de enlace entre el cartel”.

El personaje que menciona el periodista se habría encargado de la “recaudación y entrega de dinero, negociación con funcionarios estatales, mensajería confidencial entre funcionarios, comandos policiales y militares”.

Aquí el relato:

“En diversas investigaciones, testimonios de testigos protegidos, análisis de información y seguimiento de datos, cuentas bancarias, registro de llamadas, etc. El nombre en clave “La Chiva Loca” se ha repetido varias veces desde 2009, como el personaje que no solo sirvió de vínculo entre funcionarios gubernamentales de alto rango en servicio y la CS, recaudación y entrega de dinero, negociación con funcionarios estatales, mensajería confidencial entre funcionarios, comandos policiales y militares, aduanas y ministerios públicos. “La Chiva Loca”, apodo que se ganó cuando se desempeñaba como miembro del Senado, tuvo estrecho contacto y protección de GGL y su ascenso como secretario de Estado fue recomendado al gobierno de Peña Nieto, quien no estaba muy seguro de él debido a sus extensas acciones de traición muy mencionadas en la arena política. No hubo completo confianza. Profundizando para identificar quién es “La Chiva Loca”, no sorprendió mucho cuando salió el nombre de Javier Lozano, quien de igual manera es identificado en diversos actos ilícitos entre GGL y la CS, acusaciones que se refuerzan más en el investigaciones sobre el general Cienfuegos y sus vínculos con el crimen organizado desde que Lozano siguió sirviendo de enlace entre el cartel, los mandos militares y los funcionarios federales. Javier Lozano Alarcón, “La Chiva Loca”, es reconocido por diversas figuras políticas como poco confiable, mentiroso, ambicioso traicionero, irreverente, explotado, con cierto grado de ignorancia, pero a la vez con amplios conocimientos para realizar ilícitos, zalamero y advenedizo, que quiere colgarse de todos en busca de aceptación, pero con un público dudoso, político y profesional reputación. Las investigaciones en varios estados de EE. UU. Son muy mencionadas”.