Será

Aunque todavía podrá impugnar la repartición que hizo el Instituto Electoral del Estado (IEE) de las 15 diputaciones plurinominales, de las que sólo le asignaron a Morena cuatro, de ya la megacoalición lopezobradorista poblana tiene mayoría calificada compuesta y se convierte en una aplanadora armentista en la próxima legislatura local. Mire usted: esa gran alianza de cinco partidos que llevó como abanderado a la gubernatura a Alejandro Armenta, ganó las 26 curules de mayoría relativa, en igual número de distritos que integran el estado de Puebla. Además, la autoridad electoral le asignó a Morena 4 lugares plurinominales. De ese modo, el partido guinda queda con 16 curules, pero los otros partidos que integraron la coalición de la 4T en nuestra entidad, PT, PVEM, Nueva Alianza y Fuerza X México, le suman otros 14 sitios en el pleno del Congreso del Estado. Así, en total, los grupos legislativos afines al gobernador electo suman 30 lugares. La mayoría compuesta se logra con 28 votos, y aquí hay 30 garantizados. Eso quiere decir que, en el próximo Congreso, con mayoría calificada (las dos terceras partes de los 41 votos), podrán hacer juntos modificaciones a la Constitución sin tener que negociar con las bancadas opositoras. Utilizando los términos del pasado: hay una aplanadora legislativa.

¿Será?

Regreso a la normalidad

Salvo excepciones por conflictos postelectorales, Puebla está de regreso a sus labores cotidianas, a la “normalidad”, la euforia política se está yendo hacia posts en redes sociales. Parece que hay una aceptación de la nueva realidad; para ganadores y simpatizantes, la resaca del triunfo y sus burlas a los rivales cesan conforme pasa el tiempo; y de los perdedores, se nota el tufo del “ni pex”. De aquí a octubre, en el plano federal, y a diciembre, en el local, viene la rebatinga por puestos de poder. Pero eso le toca al círculo rojo, ya no permea tanto a la sociedad que se dedica a trabajar y ser productiva. Por lo pronto, abrimos nuestras cuentas de redes para quien quiera compartirnos sus ternas para el gabinete estatal y para las secretarías de la capital. Es cuanto.

¿Será?

¡Santos aguaceros, Batman!

Parecía que no, pero se soltó la mega tormenta el domingo en la capital. Sobre todo en el norte de la mancha urbana hubo anegaciones, encharcamientos y una cantidad indiscriminada de baches y hoyancos. ¿Lo bueno? Refrescó el ambiente, y muchas plantas lo están agradeciendo. ¿Lo malo? Ya lo advertía el académico de la UPAEP, Francisco Javier Sánchez Ruiz, en estas páginas: serán cada más comunes los aguaceros torrenciales que las lluvias ligeras y constantes. Así que nunca está de más recomendar que si un santo aguacero lo agarra manejando, mejor detenerse. Si anda caminando, resguardarse, y si vive en zonas de riesgo, crear con su familia algún plan de emergencia.

¿Será?

Euroderechismo

Parece que del otro lado del charco la historia se repite. Sin mencionar recuerdos crudos, la ultraderecha se llevó el triunfo en las parlamentarias continentales, por lo que los visos de conflictos están resonando con cada vez mayor intensidad. La bandera antirusa de los radicales provocó una oleada de sufragios. El escenario es poco favorable, sobre todo teniendo como presidenta a Úrsula Von der Leyen, proclive a la occidentalización de todo lo que huela a progresismo, comunismo. Aplica la máxima: “pobre Europa, tan cerca de Rusia y tan lejos de Estados Unidos”.

¿Será?

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *