El 19 de agosto de 2011, Vanessa Polo, ganadora de un certamen de belleza en 2004, fue detenida y consignada por transitar en estado de ebriedad y agredir verbalmente a policías capitalinos; afirma que las redes sociales aún la persiguen

Por: Staff 24 Horas Puebla

Hace cinco años, en el cruce de las calles Masaryk y Lafontaine, en la colonia Polanco de la Ciudad de México, surgieron las primeras “Ladies”, término con el cual usuarios de redes sociales “bautizan” a aquellas personas, en este caso mujeres, que son exhibidas por su prepotencia, y en algunos casos por hacer el ridículo.

Una de esas “Ladies” fue Vanessa Polo Cajica, ganadora de un certamen de belleza en 2004, quien el 19 de agosto de 2011, junto con Azalia Ojeda Díaz, ex participante de la primera emisión del reality show Bog Brother, fueron detenidas por conducir en estado de ebriedad y agredir verbalmente a oficiales de la Policía capitalina.

Tras cinco años del escándalo que se viralizó en redes sociales, Poco Cajica, oriunda de Puebla, ofreció una disculpa pública y lo hizo a través de una entrevista con el periodista Joaquín López-Dóriga en el espacio Chapultepec 18, que se transmite en cadena nacional por el canal 2 todas las noches de lunes a viernes.

En la conversación con el titular del programa, la también locutora asegura ser víctima de “bullying” laboral, ya que es recordada por haber insultado a un agente policiaco.

“Pinch… put… de mierda, ching… tu madre pinch… asalariado de mierd…, pinch… asalariado de mierd…, ojet… y abusivo, súbete a tu put… patrulla”, fueron las palabras que en aquel entonces usó para dirigirse hacia el oficial de vialidad.

El martes por la noche, con Joaquín López-Dóriga, con una actitud diferente, ofreció una disculpa pública: “Te agradezco el espacio que me brindas para pedir una disculpa pública, creo que si la ofensa fue tan grande, de la misma manera tengo que hacer esta disculpa y lo hago de corazón. Me gustaría hablarle a la gente y decirle que no soy una delincuente”.

Afirma que haber sido condenada a un año y trece meses de cárcel, con un proceso penal de dos años de por medio, cambió su vida y la de su familia.

“La gente piensa que pagué mil 700 pesos de una multa administrativa, pagué un precio muy alto, viví muchísimo miedo, hice mucho daño a mi familia. Soy un ser humano, me sentí muy mal con toda mi familia, estuve en terapia psicológica y durante cinco años se me ha exhibido en las redes sociales como lo peor, la gente no sabe realmente quién soy”, señaló Vanessa, al aceptar que cometió un error brutal, fuerte.

En la entrevista de casi 10 minutos, Polo Cajica reconoció que, junto con Azalia Ojeda, transitaban en estado de ebriedad aquel 19 de agosto de 2011.

“(Iba) tomada, iba ebria, sí iba ebria, con excesos también de algunos logros que había tenido en la juventud; cuando uno es joven se quiere comer al mundo en bocados. Por estar vinculada con los medios todo el tiempo se me ha perseguido, soy víctima de un ‘bullying’ laboral, y soy también víctima socialmente hasta hoy en día, me exhiben todo el tiempo”, indicó la ganadora del certamen conocido como Nuestra Belleza.

Sólo ella –dice– constató el poder de las redes sociales, de las cuales espera escapar pronto y no ser señalada por más tiempo.

“(Las redes) Son implacables y aparte, creo que personas que vivían en otra generación, pasaban por estas cosas y no eran exhibidas, hoy en día el mundo ha cambiado, ¿no? Entonces, hoy cometes un error y eres exhibido y la vida te cambia, no te puedes esconder por ningún lado, ¿no?”, comentó.

A continuación la conversación entre Polo Cajica y López-Dóriga:

Joaquín López-Dóriga: ¿Qué ha sido su vida en estos cinco años? (sic)

Vanessa Polo Cajica: Híjole, pues ha sido muy difícil, muy difícil, la gente piensa que pagué mil 700 pesos de una multa administrativa, y prácticamente pues te agradezco muchísimo que me brindes aquí un espacio para poder expresarme, porque no solamente fueron mil 700 pesos, pagué un precio muy alto, estuve dos años en un proceso penal, obviamente viví muchísimo miedo, hice daño a mi familia, ¿no? Yo también soy un ser humano, me sentí muy mal con toda mi familia, con mi ser, estuve en terapia psicológica y durante cinco años se me ha exhibido en las redes sociales como lo peor; la gente no sabe realmente quién soy, ¿no? Y sí sé que cometí un error, un error brutal, fuerte del cual ya he aprendido, del cual he tenido un cambio de conciencia, y que sí acepto que cometí un error, pero que también tengo chance de poder tener una vida normal…

JLP: ¿Y ha tenido ese chance?

VPC: No pues, no, prácticamente, yo también me dedico a los medios ¿no?, soy locutora certificada. Como bien lo comentas, hace ya diez años representé, tuve el honor y el privilegio de representar la belleza de mi estado, uno de los estados más bonitos de México: Puebla, y por estar vinculada con los medios, obviamente a partir de este suceso todo el tiempo se me ha perseguido, Vanessa Polo tiene un problema en cuestión al trabajo, Vanessa Polo pasa un ‘call back’ en cuanto a mi historial se refiere a ser la Lady de Polanco, soy víctima de un bullying laboral y soy también víctima socialmente hasta hoy en día de cualquier, me exhiben todo el tiempo ¿no?, realmente.

JLD: O sea, aquí nadie tiene derecho al olvido

VPC: No, no, creo que, a mí me gustaría hablarle a la gente ¿no? y decirle que realmente sí cometí un error, no soy tampoco una delincuente, no soy una delincuente, soy una mujer que en ese entonces era una joven, mucho más joven, inconsciente.

JLD: Tomada

VPC: Tomada, iba ebria, sí iba ebria, y bueno, con excesos también de algunos logros que había tenido en la juventud; cuando uno es joven se quiere comer al mundo en bocados.

JLD: Y a mentadas

VPC: A mentadas también, sí, claro que sí, y no me supe manejar con inteligencia, con conciencia, y hoy estoy aquí y te agradezco el espacio que me brindas para pedir una disculpa pública, creo que si la ofensa fue tan grande, de la misma manera tengo que hacer esta disculpa y lo hago de corazón.

JLD: ¿Qué pasa cuando va a buscar trabajo y ven la ficha de que estuvo sujeta a un proceso penal?

VPC: Pues sencillamente me dicen no, la última vez que pasó esto, escasos dos meses, me había quedado para poder conducir un masivo, para 16 mil personas en la Arena México, para mi carrera y para mí en lo personal era un gran avance y me sentía muy afortunada y otra vez me dijeron ¡no!, entonces, pues ahora un poco más fuerte y con la experiencia de cinco años, pedí la oportunidad de una réplica, de poder enviar una semblanza de quién soy yo, sin embargo se me negó la oportunidad y así sucesivamente. Me quedé también como voz institucional de una emisora y también me dijeron ¡no!, entonces pido la oportunidad de que me dejen mostrar realmente quién soy, soy una persona común y corriente, se me ha tachado también de que vengo de una cuestión económica de una familia adinerada y demás, vengo de una familia común y corriente media, he logrado cosas con mi esfuerzo.

JLD: ¿Cómo le afecto a su familia esto?

VPC: Muchísimo, muchísimo hasta la fecha hace un rato recibí una llamada de mi mamá muy espantada de todo lo que pudiera pasar a raíz de esto, pero creo que también es algo que tengo que hacer, le dije que confiara en mí y pues en manos de Dios también, ¿no? Y es algo que hago con mucha dignidad, Joaquín.

JLD: Las redes son implacables, porque además muchas veces tienen un rostro y un nombre, pero muchas veces no, independientemente de esto son implacables.

VPC: Implacables y aparte, creo que personas que vivían en otra generación, pasaban por estas cosas y no eran exhibidas, hoy en día el mundo ha cambiado, ¿no? Entonces, hoy cometes un error y eres exhibido y la vida te cambia, no te puedes esconder por ningún lado, ¿no?

JLD: ¿Qué pasó aquella noche después de esta escena?

VPC: Prácticamente me conduje a mi domicilio.

JLD: ¿Se fue?

VPC: Sí.

JLD: ¿Manejando?

VPC: No, venía en la parte de atrás, inclusive venía en la parte de atrás, no quiero decir que fui víctima del todo pero también hubo ahí una cuestión como, sabes, los policías también no estaban haciendo como, no estaban queriendo también sacar dinero, ¿no? Entonces, era como una cuestión rara. Yo me bajé del automóvil, que a lo mejor no tenía que haberme bajado.

JLD: Pero una cosa es que le pidan dinero a que le conteste a alguien, o sea, también.

VPC: No, ya sé que no, lo hice mal y no tenía por qué.

JLD: Hasta yo salí bailando y el pobre de Loret, el pinche de Loret le tocó (sic).

VPC: No, una disculpa a Loret, estaba yo un poco exaltada, ¿verdad? Ahora sí que bueno, pincheando pues ya ni modo, ¿verdad? Pero bueno, es parte igual de una historia de mi vida que no se puede borrar pero que sí está reivindicada, Joaquín. Soy una mujer madura, tampoco todo el tiempo soy así ni era así, cualquiera también se enoja y yo iba mal en ese tiempo, quizá tenía que arreglar cosas internas de mi vida.

JLD: ¿Ha tomado alguna terapia?

VPC: Claro, tomé terapia, no, me pegó durísimo, estuve en terapia psicológica, perdí noción de quién era en algún momento. O sea, que te mienten la madre diez personas, pero con cuántos millones hay aquí en México. Llega un momento en el que no sabes si, sí eres tú o si es lo que dicen, salí también fuera de mi país, tengo familia en España y después de haber pagado conforme a derecho todo lo que se me imputó (sic).

JLD: ¿Cuánto duró el proceso?

VPC: Dos años.

JLD: El proceso penal, ¿dos años?

VPC: Sí, un año ocho meses aproximadamente, estuve también, pues bueno fui a Santa Martha Acatitla a hacerme un estudio psicológico, estoy fichada por ultrajes a la autoridad y discriminación, son cargos que se me imputaron y que estaba pagado completamente desde hace tres años; sin embargo, aun habiendo pagando y aun habiendo hecho todo lo que se tenía que hacer, las redes sociales no me dejan ni de perseguir, una, y laboralmente es lo mismo y socialmente pues seguimos en la misma.

JLD: ¿Y quién le puede ayudar?

VPC: Yo creo que me está ayudando Dios, me está ayudando todo, me está ayudando usted, me está ayudando esta cámara maravillosa que me deja expresarme y sobretodo que creo que los tiempos de Dios son perfectos, yo he crecido mucho (sic).

JLD: ¿Y va a ser rehén siempre de las redes?

VPC: Pues yo espero que no.

JLD: Está en sus manos.

VPC: Está en mis manos, sí. Yo lo que quiero hacer es que me puedan brindar la oportunidad de mostrar quién realmente soy, me dedico a los medios, me quiero ganar el respeto de las personas y creo que eso se gana día a día. No pienso que ahorita me pongan un galardón ni mucho menos, pero pienso ganármelo a pulso, Joaquín.

JLD: Es que recuerdo esas escenas y en qué momento, ¿no? Yo creo que le ha faltado tiempo para, así como para vivir atormentada y linchada en ciento cuarenta caracteres, para decir ¿pero en qué momento, en qué momento hice esto? ¿No?

VPC: Y todo el día y todos los días, he vivido con miedo muchos años.

JLD: ¿Con miedo?

VPC: Mucho miedo, claro, mucho miedo porque de repente bueno, regreso de España a pedir trabajo pensando que las cosas habían quedado atrás y es una cuestión como de vergüenza, ¿no? Sí, empáticamente lo relaciono con esa palabra, ¿no? Vanesa Polo y de repente ¡uy! sabrán quién soy, porque sí me apena, no es algo que me pasara de largo ni mucho menos pero no puedo hacer más nada, ya está y está en pasado y tengo que caminar hacia adelante.

JLD: Y superarlo.

VPC: Sí, hoy puedo estar aquí hablando de esto, siento en el corazón cosas, son emociones, estoy sanándolo, pero estoy fuerte internamente y tengo todos los deseos de que todas las personas que han hablado de mi sepan quién soy.

JLD: Me están preguntando por Twitter que si se disculpó alguna vez con los policías.

VPC: Sí, claro.

JLD: ¿Ah, sí?

VPC: Lo hice, deben estar las grabaciones, lo hice en las audiencias que tuvimos, en el desahogo de pruebas de vídeo, le pedí disculpas a la persona, al oficial al que ofendí y lo hice en su momento, creo que lo que me faltó es haber hecho una disculpa pública y hoy quiero hacerlo.

JLD: Bueno Vanesa, pues no la envidio y lo tienes que superar, lo vas a superar sola.

VPC: Sí, Joaquín muchas gracias.

JLD: Al contrario.

VPC: Pues una disculpa a todos los mexicanos, una disculpa también a mi familia, a mis amigos, agradecidísima con usted, Joaquín, y muy agradecida con Televisa y con toda, con toda su audiencia.

JLD: A mí la verdad no me tiene que agradecer nada, es un evento, usted fue la primera Lady, después ya hubo muchísimas.

VPC: Mil más.

JLD: Sí, pero usted fue la primera, yo creo que todo el mundo tiene derecho a la reivindicación y a la reinserción.

VPC: Y hay que concientizarnos también sobre eso.

JLD: Que parece que a veces está prohibido por ciertas personas en ciertas redes.

VPC: Así es.

JLD: Gracias, muchas gracias.

VPC: Gracias, Joaquín.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *